Crónica de dos apagones: Cuba se queda sin internet después de protesta en Los Palacios

Luego de más de diez horas sin electricidad, cientos de vecinos salieron a protestar en la oscuridad de un apagón al final de la noche del 14 de julio de 2022, gritando sus reclamos a medida que avanzaban por las principales calles del centro urbano de Los Palacios, un pueblo de 13.000 habitantes en el municipio del mismo nombre en Pinar del Río.

 

Golpeando calderos, que a veces iba al ritmo de una conga improvisada, los marchantes avanzaron por calles oscuras, iluminadas apenas por las pantallas de algunos celulares, gritando: “¡Pongan la corriente, pinga!” y ¡Díaz-Canel, singao! en una ruta que incluyó la sede municipal del Partido Comunista de Cuba, de la Asamblea Municipal del Poder Popular (AMPP) y de la estación de la Policía, según testigos presenciales.

 

Después de estar sin servicio de electricidad desde las doce del mediodía —algo que se había vuelto habitual hacía 3 meses ya— el pueblo volvió a tener luz durante 15 minutos ese jueves sobre las 7:00 p.m., antes de volver a quedarse en penumbras por una avería en la demarcación vecina de Paso Real, según informó a las 8:31 p.m. la Asamblea Municipal del Poder Popular de Los Palacios en su cuenta oficial en Facebook. 

 

Tres horas después de que el servicio se interrumpiera de nuevo a las 7:15 p.m., los palaceños salieron a las calles a manifestarse. La protesta comenzó alrededor de las 10:00 p.m. con un cacerolazo en Los Repartos, el  barrio “más olvidado de todo el casco urbano”, en palabras del periodista independiente Maikel Norton, quien describió a Proyecto Inventario las condiciones de habitabilidad precaria de esa parte del pueblo, con viviendas techadas con tejas de zinc, fibrocemento y guano, pisos de tierra y calles sin asfaltar que se inundan cuando llueve y convierten la zona en un lugar prácticamente inaccesible.

Una parte de la marcha de los manifestantes por Los Palacios siguió este recorrido de oeste a este. Reconstrucción a partir de material gráfico y testimonios en el terreno.

La transmisión en vivo por Facebook de la manifestación realizada desde el perfil de uno de los manifestantes, Ángel Luis López Placencia, comenzó a las 10:41 p.m. en una zona de edificios hacia el oeste del pueblo. A medida que el grupo avanzaba se le fueron sumando más participantes hasta alcanzar “más de 500 personas”, según un estimado publicado desde el lugar de los hechos a las 11:00 p.m. por López Placencia.

 

Cuando los funcionarios del gobierno municipal confrontaron al grupo —que a las 11:00 de la noche estaba frente a la sede de la AMPP—, los manifestantes respondieron cantando el Himno Nacional y gritando: “¡No queremos muela!”, “¡Patria y vida!” y “Tenemos hambre”, según se aprecia en los videos.  Los funcionarios intentaron acallar a la multitud asegurando: “A todos los podemos escuchar”, pero la gente volvía a corear: “¡Ponme la corriente, pinga!”, “¡Díaz-Canel, singao!”.

 

Después de permanecer media hora en las inmediaciones de la Asamblea Municipal del Poder Popular, los manifestantes regresaron a la estación de la PNR, donde una parte del grupo se dispersó cuando arrestaron a un muchacho que hacía sonar insistentemente el claxon de su patinete eléctrico, dijo a Proyecto Inventario un testigo presencial. Otra gran mayoría regresó a sus casas cuando se restableció el servicio de electricidad a las 12:20 a.m., y los últimos 30 que insistieron en permanecer protestando en la calle fueron obligados por oficiales de la PNR a retirarse: “La policía sí nos va a arriba porque nos superaban incluso en número, había alrededor de unos 50 policías”, dijo a Proyecto Inventario el periodista independiente Maikel Norton, quien en ese momento se encontraba en el lugar junto a los últimos manifestantes.

Los Palacios sin internet

Los videos de la protesta fueron retransmitidos por los canales sociales de varios medios de prensa, periodistas e influencers con miles de seguidores, como Alain Paparazzi Cubano, Mario J. Penton y Alexander Otaola, donde las escenas de la manifestación alcanzaron en pocos minutos miles de visitas y cientos de comentarios. 

 

Aunque la conexión estaba inestable, como muestran las interrupciones en el esquema de los seis videos transmitidos en secuencia por el mismo usuario, su publicación también prueba que en Los Palacios había servicio de internet a esas horas de la noche, y que su funcionamiento no se había afectado por la falta de fluido eléctrico.

La transmisión en vivo cesó aproximadamente a las 11:27 p.m. pero otros residentes del pueblo tuvieron problemas con el servicio mucho antes. Norton dijo que recuerda el momento preciso en que se quedó sin conexión a las 11:00 de la noche porque estaba en medio de una llamada con un amigo por Messenger, que se cortó de manera abrupta a esa hora.

 

Yoselis Lugo, otra residente local, perdió la conexión desde las 10:00 p.m. hasta las 3:00 a.m. del día siguiente. Chateaba con familiares y amigos sin usar VPN (red privada virtual, por sus siglas en inglés), cuando notó que se había quedado incomunicada. “Cuando se fue el internet, no era [que estuviera] malo, fue que se tumbó. No había internet para nada. Se fue el internet y no llegó hasta las tres de la mañana, no había conexión para nada”, dijo.

 

Otro habitante de Los Palacios, que pidió el anonimato por temor a represalias, relató que no tuvo problemas con las llamadas telefónicas por celular, pero no pudo tener acceso a internet ni por datos móviles ni por medio del servicio Nauta Hogar hasta la 1:30 a.m. “Algunos miembros de mi familia y yo ni siquiera podíamos acceder por VPN. Algunos vecinos de mi zona también intentaron y no pudieron”.

“Se respira tranquilidad”

La respuesta oficial del gobierno local a la manifestación que durante casi dos horas recorrió las calles de Los Palacios fue construir una imagen en redes sociales de que se respiraba tranquilidad

 

En un video publicado en Facebook a las 3:15 a.m. desde la cuenta del presidente de la Asamblea Municipal de Los Palacios, José Ramón Cabrera Miranda, el funcionario reconoció las fallas en el servicio e intentó explicar las causas del apagón, que atribuyó primero a una afectación en la “línea de transmisión principal” producto de las “inclemencias del tiempo” y después a un “sobrecalentamiento del circuito”. Cabrera también admitió la presencia de vecinos en las calles con cacerolas, pero en los 3 minutos y 48 segundos que dura el video no la llama “protesta”, y en cambio habla del “pueblo revolucionario” y “pueblo palaceño” que “salió a proteger a sus vecinos”. Además, indicó que hubo “intercambios” y “abrazos” con los presentes, sin referirse a ellos como  manifestantes, pese a los gritos, consignas e insultos contra el gobierno y el corte de energía. Puso énfasis también en el “acompañamiento” que hicieron los dirigentes, en que no hubo agresión ni represión y mencionó que “se respiraba tranquilidad”.

 

En Twitter y Facebook, cuentas asociadas a la red DeZurdaTeam del ciberejército estatal y de instituciones del gobierno como el Ministerio de Economía y Planificación estuvieron promocionando la etiqueta #CubaPorLaPaz acompañada de fotos y mensajes que enfatizaban la tranquilidad del país y de sus calles.

El mismo album de fotos compartido con mensajes semejantes en Facebook con pocos minutos de diferencia por cuentas asociadas a las cibercampañas pro-gubernamentales.

Apagón nacional

Cuando Los Palacios quedó sin servicio de internet, el video de la manifestación siguió compartiéndose en redes sociales. La etiqueta #CubaPaLacalle comenzó a atraer usuarios en Twitter y hacia las 5:00 a.m. contaba con más de 69.000 tuits publicados.

A las 23:27 del 14 de julio comienzan los compartidos en Twitter de los videos de la protesta en Los Palacios con la etiqueta #CubaPaLaCalle, que entre ese momento y las 5:00 a.m. fue usada en más de 69.300 tuits.

En la medianoche del 15 de julio otro reclamo ciudadano en la vía pública compartido en Facebook, empezó a captar la atención de usuarios en redes sociales: una madre con sus dos hijas se plantó en medio de una calle, frente al Parque “El Curita”, en Centro Habana, para protestar por las malas condiciones de su vivienda. 

 

Con dos protestas públicas acumulando atención en redes sociales con pocas horas de diferencia, varios usuarios comenzaron a anticipar que ETECSA cortaría el servicio de internet para silenciarlas, como ya había ocurrido en ocasiones anteriores, incluyendo el gran apagón de internet que siguió a la oleada de protestas masivas que inició el 11 de julio de 2021.

 

A las 12:43 a.m. del 15 de julio, un usuario en Santa Clara dijo en Twitter que desde La Habana y Pinar del Río ya le habían llegado reportes de que en esas provincias estaban cortando el internet. Desde fuera de la Isla cubanos como la emprendedora y activista  Saily González compartieron en redes sociales que intentaron comunicarse con amistades o familiares en Cuba y que no recibían sus mensajes, mientras que otros, como Gretell Salermo, activista por la libertad de los presos políticos,  dijeron haber obtenido por vías de comunicación no dependientes de internet —SMS y llamadas telefónicas— información de familiares que tampoco tenían conexión. 

Cuando la conexión fue restablecida, varios usuarios compartieron en redes sociales detalles de la duración, horarios y servicios afectados. Un tuit del youtuber conocido como Frank El Makina escrito a las 12:50 a.m. cuando ya no tenía conexión en La Habana y que salió publicado cuando recuperó el servicio a la 1:32 a.m., refleja con exactitud el intervalo de su desconexión, que concuerda también con datos compartidos en Twitter y Facebook sobre el corte por ciudadanos en casi todas las provincias del país.

En los testimonios, mapeados y estructurados a continuación, algunos usuarios coinciden en estimar que el corte duró una media hora y que comenzó cerca de la 1:00 a.m. del 15 de julio. Varias personas que lograron conectarse pasadas la 1:30 a.m. se quejaron de bajas velocidades de conexión, de no poder acceder a internet sin el uso de una VPN ni ver videos o acceder en absoluto a plataformas como Facebook y Youtube.

En la provincia de Villa Clara y en municipios como Cárdenas (Matanzas) y Playa (La Habana) hubo usuarios que pasadas las 2:00 de la mañana todavía no podían acceder al servicio de datos móviles. La mayoría de las quejas en La Habana referían la lentitud del servicio y la imposibilidad de reproducir videos en Facebook. 

 

El servicio telefónico de Atención al cliente de ETECSA atribuyó los problemas de esa madrugada a “inestabilidad en la red”, según las respuestas de dos operadoras a las quejas de un cliente residente en Centro Habana, que grabó y compartió las llamadas en su canal de Youtube. En la grabación, las empleadas de ETECSA dijeron que se desconocía la causa de la inestabilidad y que “no tenían reportado” un corte de los servicios. Una de ellas sugirió como solución poner el teléfono en modo avión y esperarar a que la red volviera a brindar conexión. 

Ese día también se apreció un incremento notable en la cantidad de usuarios activos de la VPN Psiphon desde Cuba: de 56.000 el día anterior a 89.000 en las 24 horas del 15 de julio —un incremento de 33.000 usuarios. Desde Los Palacios, uno de los manifestantes comentó por Whatsapp a Proyecto Inventario que durante el corte de datos móviles pudo volver a conectarse al activar la VPN, pero “ya después ni con VPN” era posible tener acceso a la red. 

Usuarios únicos diarios, 4 al 15 de julio de 2022.

Desde el apagón de internet que hubo en Cuba en medio de las multitudinarias manifestaciones del 11 de julio del 2021, Psiphon se volvió  una herramienta popular en la isla, que mantiene su utilidad —ahora conocida por más cubanos— a la hora de burlar los bloqueos de Internet que implementa ETECSA.

 

Después del 15 de julio, continuaron los reportes de usuarios en redes sociales sobre la lentitud de la conexión, que no superaba 1 megabit por segundo (Mbps) de descarga, y las quejas sobre la imposibilidad de reproducir videos en Facebook y Twitter.

Reflejo del apagón nacional en plataformas de monitoreo

IODA

IODA, una plataforma dedicada a monitorear cortes de internet casi en tiempo real, registró un posible apagón de estos servicios en Cuba –sombreado en rojo en las capturas de pantalla siguientes– entre las 12:50 y 1:40 a.m., hora local (4:50-5:40 UTC) del 15 de julio. La consulta de los datos públicos que comparte este proyecto del Instituto de Tecnología de Georgia (Georgia Tech) en EE. UU., mostró una caída por debajo de los niveles de lectura habituales en dos de las tres métricas que sigue para determinar si se han producido interrupciones.

La ampliación de la franja de interrupción muestra el descenso de dos de las tres métricas que usa IODA para inferir que puede haber sucedido un apagón de internet –en este caso, el sondeo activo (línea azul) y la radiación de fondo de internet (línea naranja).
Aunque la regionalización de las mediciones de IODA puede no ser muy precisa en la asociación de una conexión a un punto geográfico en el caso de Cuba, todas las provincias mostraron descenso de lecturas de sondeo activo entre 12:50 y 1:40 a.m., hora local.

Cuando Los Palacios quedó sin servicio de internet, el video de la manifestación siguió compartiéndose en redes sociales. La etiqueta #CubaPaLacalle comenzó a atraer usuarios en Twitter, que hacia las 5:00 a.m. habían publicado más de 69.000 tuits.

Tráfico a servicios de Google

Aunque no tan perceptible como otros cortes de internet ocurridos en horarios en los que es más clara la desviación del tráfico habitual a servicios de Google desde Cuba, la interrupción del servicio durante la madrugada del 15 de julio se reflejó en los datos del portal de transparencia que publica la compañía. La superposición de la curva de tráfico de la madrugada del 15 de julio hacia el Buscador de Google (en azul) con la del día anterior (sombreada en rojo) permite apreciar (en líneas discontinuas) la tendencia de la que se desvió el tráfico ese día.

Cloudflare Radar

La caída del tráfico habitual desde Cuba también se reflejó en el portal de datos Cloudflare Radar, con un descenso con respecto a días anteriores entre 12:50 y la 1:45 am aproximadamente.

Kentik

Kentik, una compañía dedicada al seguimiento de tráfico de internet en tiempo real, reflejó una caída de unos 40 minutos en Cuba, entre 12:55 y 1:35 a.m., hora local (04:55-5:35 UTC) del 15 de julio, según datos compartidos en Twitter por Doug Madory, director de Análisis de internet de esta empresa. Los datos y gráficos de Kentik no son accesibles sin un plan de pago.

Otro apagón de internet después de una protesta

Al día siguiente de la manifestación en Los Palacios, el municipio tuvo fluido eléctrico sin interrupciones, pero a partir del sábado regresaron los apagones. La conexión a internet también volvió a estar disponible ese día, aunque a velocidades muy bajas. Para subir a su canal de Youtube tres videos de no más de 2 minutos y 16 MB cada uno, el periodista independiente Maikel Norton tardó varias horas.

 

“Ahora mismo el servicio de internet está a cuentagotas, ni siquiera se pueden abrir videos prácticamente,” dijo Norton a Proyecto Inventario el 19 de julio vía Whatsapp. “He tratado de hacer una directa dando una explicación de todo este asunto y para nada me es posible. Se cae la transmisión”. 

 

Pese a las denuncias de usuarios en redes sociales, llamadas telefónicas al servicio de Atención al cliente y reportes de sitios web especializados que documentaron la disrupción del servicio en Cuba, ni ETECSA ni ningún representante del gobierno dieron ninguna explicación al respecto.

 

Estos dos cortes de internet —uno local en Los Palacios mientras sucedía la protesta, y otro de alcance nacional una hora después— son un nuevo episodio en la lista de interrupciones correlacionadas con incidentes de conflictividad social y represión en Cuba, entre los que cuentan el bloqueo selectivo de redes sociales del 26 de noviembre de 2020 durante el desalojo y arresto por parte de la Seguridad del Estado de los jóvenes manifestantes, artistas e intelectuales que se habían acuartelado voluntariamente en una vivienda en La Habana Vieja en una huelga de hambre; el corte general de la conexión el 27 de enero de 2021 para frenar la transmisión del ataque de funcionarios del Ministerio de Cultura contra un grupo de jóvenes manifestantes que fueron arrestados en las afueras de esa institución en el Vedado; y durante las masivas movilizaciones antigobierno en más de 60 ciudades el 11 de julio de 2021.

Contribuyeron a la producción de este reportaje: José Raúl Gallego Ramos y Adrián González (Cazadores de Fake News)

Notas metodológicas

La información sobre el comportamiento de la etiqueta #CubaPaLaCalle en Twitter está basada en la recolección de ese término de búsqueda entre los días 10 y 17 de julio. La recolección se hizo mediante la metodología T-hoarder_kit. Para el análisis y visualización de la base de datos se empleó Tableau Public. La recolección de los testimonios sobre el estado de la conexión se realizó mediante crowdsourcing, principalmente apoyada en respuestas a un pedido hecho en la cuenta de Twitter de Proyecto Inventario a la 1:38 A.M. del 15 de julio de 2022, mientras ocurría el apagón nacional. Se incluyeron además otros testimonios publicados por usuarios en otros espacios de redes sociales. En algunos casos, se contactó por chat privado a los testimoniantes para precisar detalles sobre los reportes, principalmente la ubicación geográfica, para poder producir el mapa.

Creative Commons – Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.0
Autorizada la reproducción no comercial sin modificaciones, siempre y cuando se atribuya el crédito de autoría y fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos relacionados

Close